La Ley y el Espíritu (Gal 3,1-5.13-14; 4,4-6)

En una entrada anterior hemos visto la
relación entre Ley y el Espíritu en 2Cor 3, 7-11. Hoy me gustaría
estudiar tres textos paulinos que son iluminadores al respecto. El primero es
Gal 3,13-14:  Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho
maldición por nosotros porque escrito está: MALDITO TODO EL QUE CUELGA DE UN
MADERO (13)  a fin de que en Cristo Jesús
la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para que recibiéramos la
promesa del Espíritu mediante la fe (14).
El segundo texto es Gal 4,
4-6:  Pero
cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer,
nacido bajo la ley (4), a fin de que redimiera a los que estaban bajo la ley,
para que recibiéramos la adopción de hijos (5). Y porque sois hijos, Dios ha
enviado el Espíritu de su Hijo a nuestros corazones, clamando: ¡Abba! ¡Padre!
(6).
Ambos textos hablan de la necesidad de redención ya sea de la
“maldición de la Ley” (Gal 3,13) o simplemente de la “ley” (Gal 4,5). Pero, ¿de
qué maldición está hablando Pablo cuando habla de  la Ley? El texto que está de fondo es Dt 11,
26-28 donde se habla de las bendiciones 
que el pueblo recibe si obedece la Ley y las maldiciones que recibe si las desobedece.
Encontramos más detalles  de las
maldiciones en Dt 28,15-68. Entre otras, enfermedades, pestilencias, sequías,
destrucción, invasiones, y lo más grave, el exilio. Jesús nos redime de la
“maldición de la Ley” o de “Ley”, esto es de las consecuencias de la Ira de
Dios,  sobre la que Pablo se explaya en
los primeros capítulos de Romanos (aqui y aqui) . Ahora bien, lo sorprendente es que
esta redención pasa por la transformación del creyente. Este pasa a convertirse
en “hijo de Dios”, esto es, parte de la familia de Dios, o seres espirituales a
semejanza gloriosa del segundo Adán. El tercer texto es Gal 3,1-5: ¡Oh, gálatas insensatos! ¿Quién os ha
fascinado a vosotros, ante cuyos ojos Jesucristo fue presentado públicamente
como crucificado? (1)  Esto es lo único
que quiero averiguar de vosotros: ¿recibisteis el Espíritu por las obras de la
ley, o por el oír con fe? (2) ¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado por el
Espíritu, ¿vais a terminar ahora por la carne? (3). ¿Habéis padecido tantas cosas
en vano? ¡Si es que en realidad fue en vano! (4) Aquel, pues, que os suministra
el Espíritu y hace milagros entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la ley o
por el oír con fe? (5)
El argumento de fondo trata de persuadir a los
gálatas que han llegado a ser miembros del pueblo de Dios como Abraham, esto
es, a través de la fe en Jesús y no a través de las obras de la Ley. A través
de cinco preguntas retóricas Pablo enfatiza que es el don del Espíritu el que
hace de los creyentes el pueblo de Dios…no la adhesión a la ley. Para más
detalles:   Colin G. Kruse, “Paul, the
Law and the Spirit”, en:  Paul and his Theology, Brill, p.110-116.
Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *