La idea de progreso espiritual en Clemente de Alejandría

Clemente, haciendo exégesis de 1Cor 6 recuerda a sus lectores que no todos los cristianos son gnósticos, y agrega que los creyentes pueden progresar a través de la perfección (Strom VII 84,1). El Proterepticus y el Paedagogus corresponden a los estados iniciales del creyente (fuera del templo, por decirlo de alguna manera) y los ochos libros del Stromateis se refieren a los diferentes grados del cristiano que se dedica al conocimiento esotérico, culminando con el conocimiento de los primeros principios, esto es Dios y Cristo. Dice en StromVII 86,5, pero vosotros hos lavastéis a vosotros mismos (1Cor 6,11), no en el sentido simple que se aplica a los otros; sino través del conocimiento que habéis obtenido a través de vuestra limpieza de las pasiones del alma, y han llegado a ser asimilables, en la medida en que esto puede ser posible, a la bondad de la providencia de Dios, a través de la paciencia y del ser tranquilos ante la injuria. De allí que vosotros brilleis la bondad de vuestras palabras y vuestras actividades sobre el justo y el injusto, como el sol (Mat 5, 45).  Hablando de esta perfección Clemente dice: Vosotros debéis ser perfectos como vuestro Padre es perfecto (Mat 5,48), perdonando los pecados de manera perfecta y siendo impasibles ante las injurias y teniendo la estabilidad en la libertad de las pasiones (Strom VII, 88,4). El término apatheia tiene que ver con la libertad ante las pasiones del gnóstico (VII13,3), pero también es una palabra que define al Logos en VII 7, 2.5).  Esta apatheia como libertad de las pasiones entiende a ésta última  como un impulso excesivo e irracional (SVF III 479) o como un juicio falso (SVF III 466). En Strom VII, 79, 5-6 dice, el gnóstico tiene un acabado entendimiento de “sino odiais a vuestro padre y madre, si, e incluso vuestra vida a menos que lleves el signo (Lc 14, 26-27). Porque el que odia las inclinaciones de las pasiones de la carne con toda su potente magia de placeres, y mira con desprecio todo lo que puede producir  y nutre a la carne, y se resiste al alma corporal poniendo una pizca en la boca del espíritu irracional cuand este se quiebra porque lo que desea la carne es opuesto al espíritu (Gal 5,17).Para más detalles: Judith L. Kovacs, “Saint Paul as Apostle of Apatheia: Stromateis VII, Chapter 14” en Mayas Havrda, Vit Husek, jana Platova (Eds) The Seventh Book of the Stromateis, Brill, leiden, 2010, p.199-216

Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *