La creación de la materia en el Evangelio de Judas

En
una entrada anterior  hemos visto la complicada cosmología del Evangelio deJudas. El estado deteriorado del manuscrito nos impide saber con certeza cómo
se inicia el drama que devendrá en la creación del mundo material. ¿Es la
Sabiduría o Eleleth la causa de la caída? Aunque esto no es claro, sí podemos
afirmar, con la mayoría de los textos gnósticos, que la creación material no es
sino una copia defectuosa del mundo del pleroma. Las pasiones, la arrogancia, y
el miedo distorsionan las realidades que se quieren emular. Después de esto dijo […] (Eleleth o
Sabiduría): “Que surjan doce ángeles
[para gobernar] sobre el caos y el [inframundo]”. Y he aquí que de la nube
apareció un ángel cuyo rostro irradiaba fuego y cuya apariencia estaba contaminada
de sangre. Su nombre es Nebro que es traducido por “apostata”; otros
dicen “Yaldabaoth”. Y también otro ángel, Saklas
(loco) provino de la nube (51, 4-17).  De estos dos principios emergerán una serie
de asistentes, seis por cada uno, sumando un total de doce, y estos produjeron
12 ángeles, cada uno recibiendo una porción en los cielos (51, 17-23).  Posteriormente Saklas dijo a sus ángeles: “Creemos un ser humano según la semejanza y
según la imagen”. Y ellos plasmaron a Adán y a su mujer Eva
(52,19-20).  El texto se va haciendo menos y menos legible
aunque es probable que se refiera a los acontecimientos de Gn 2, 15-17 y Gn 3.
Al final se hace mención al castigo de Adán de un acortamiento de su vida, cosa
que Jesús explica diciendo que es natural que sea así puesto que el universo
arcóntico en el que vive también lo es (53,11-15).  Luego se habla del espíritu (o dimensión
trascendente) en los hombres como prestamos de Dios, a través de Miguel, para
que sirvieran. Este espíritu no es dado a todos los hombres. Pero la Grandeza ordenó a Gabriel dar los
espíritus a la gran generación sin rey
(a los sujetos procedentes del
ámbito superior, aquellos que no obedecen al Demiurgo), el espíritu y el alma. Por esto, el resto de las almas […] (53,
22-26).  De nuevo el texto se hace
inteligible, hasta que se habla del destino escatológico de Saklas y sus
ángeles, determinado por la Providencia: Sobre
todas ellas, las estrellas han completado su curso. Y cuando Saklas haya
completado los tiempos que le han asignados, su primera estrella vendrá con las
generaciones, y lo que se ha dicho será realizado
(54, 17-24). 
Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *