¿Cómo regresar al Jardín del Edén?

El Jardín del Edén se refleja, como en un
espejo, con el mundo venidero del fin de los tiempos. Ambos representan la
condición humana ideal. A esta se llega (o se recupera) a través de tres
maneras. La primera es a través de la acción redentora del mesías. Varios
textos apuntan en este sentido. Es el caso del Testamento de Levi que al hablar del mesías sacerdote dice que él va incluso abrir las puertas del paraíso;
él va a sosegar la espada que amenaza a Adán y le va a dar a los santos de
comer del árbol de la vida
(18,9-11). También el 3Baruc anticipa el arribo
del Arcángel Miguel quien va abrir las puertas del cielo. Y es que no es posible entrar a través de ellas [las
puertas] hasta que Miguel, el propietario
de las llaves del reino, venga
(11,2). 
Fijémonos también en una interpolación cristiana al Apocalipsis de Elías, donde Jesús se une a los arcángeles Gabriel y
Uriel conduciendo a los justos a la tierra santa donde se les dará de comer del árbol de la vida (5,2-6). En el Apocalipsis de Juan aquellos que han
soportados las tribulaciones con Jesús  y
se han lavado con las aguas del bautismo (22, 14) van a tener acceso al árbol de la vida y entrarán por las puertas de la
ciudad santa.
La segunda manera de recuperar el paraíso
perdido es a través del martirio. Ejemplos de 
fuentes judías que nos hablan al respecto son 2Macabeos 7 o la Vida de Adán
y Eva.
En este último caso leemos que cuando
vosotros salgan del paraíso, si os guardáis de todo mal, prefiriendo la muerte
al mal, en el tiempo de la resurrección Yo os resucitaré de nuevo, y entonces
se os dará del árbol de la vida y seréis inmortales para siempre
(28,4). En
el Tratado sobre la Resurrección también
se dice algo al respecto: Él se
transformó
[el Salvador] en un eón
imperecedero y se resucitó a sí mismo, habiendo engullido lo visible por lo
invisible, y dándonos un camino hacia nuestra inmortalidad. Entonces, como el
apóstol dijo, “nosotros sufrimos con él, y seremos resucitados con él, e iremos
al cielo con él
(1,45).
Por último, la tercera manera es a través de
los acontecimientos escatológicos finales. Es el caso del Testamento de Adán o Apocalipsis
de Moisés
donde leemos que (el óleo
de la misericordia) del árbol de la vida no vendrá a ser vuestro ahora, (sino
que en el final de los tiempo). Entonces toda carne de Adán desde entonces
hasta nuestros días será resucitada, de tal manera que constituirán el pueblo
santo, entonces les será dado todo gozo del paraíso y Dios habitará en medio de
ellos.
Para más detalles: Peter Thacher Lanfer, Remembering Eden,
p.108-118.
Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *