Bienaventuranzas en Mt

Composición de Mt 5, 3-12 dividida en dos partes:

v. v.3-10     «3 «Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
4 »Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.
5 »Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.
6 »Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.
7 »Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos serán tratados con misericordia.
8 »Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.
9 »Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.
10 »Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Luego cambia a la 2. p.pl.

11 »Bienaventurados serán ustedes cuando por mi causa los insulten y persigan, y mientan y digan contra ustedes toda clase de mal.

12 Gócense y alégrense, porque en los cielos ya tienen ustedes un gran galardón; pues así persiguieron a los profetas que vivieron antes que ustedes

Mt 5,3 «Bienaventurados los pobres en espíritu,porque de ellos es el reino de los cielos.

Is 61,1 El espíritu de Dios el Señor está sobre mí. Sí, el Señor me ha ungido; me ha enviado a proclamar buenas noticias a los pobres, a vendar a los quebrantados de corazón, a anunciar libertad a los cautivos, y liberación a los prisioneros;

Mt 4,17. 23  Desde entonces Jesús comenzó a predicar, y decía: «Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado.»... Jesús recorría toda Galilea. Enseñaba en las sinagogas de ellos, predicaba el evangelio del reino, y sanaba toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo

Mt 5,4: «Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación».

Is 61, 2-3: «me ha enviado… a proclamar el año de la buena voluntad del Señor, y el día de la venganza de nuestro Dios; a consolar a todos los que están tristes; 3 a alegrar a los afligidos de Sión; a ponerles una diadema en lugar de ceniza, perfume de gozo en lugar de tristeza, un manto de alegría en lugar de un espíritu angustiado. Y serán llamados «robles de justicia», plantados por el Señor para gloria suya»

Is 66, 13 «Yo los consolaré a ustedes como consuela una madre a sus hijos, y en Jerusalén hallarán consuelo»

Mt 9:15: «15 Jesús les respondió: «¿Acaso los invitados a una boda pueden estar de luto mientras el esposo está con ellos? ¡Claro que no! Pero vendrán días, cuando el esposo les será quitado. Entonces ayunarán».

Mc 16, 10 « El primer día de la semana por la mañana, después de que Jesús resucitó …María Magdalena…Ella fue y se lo dijo a los que habían estado con él, los cuales estaban tristes y llorando».

Mt 4, 23-24 «Jesús recorría toda Galilea. Enseñaba en las sinagogas de ellos, predicaba el evangelio del reino, y sanaba toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Su fama se difundió por toda Siria, así que le llevaron a todos los que tenían dolencias, a los que sufrían de diversas enfermedades y tormentos, y a los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y él los sanó».

5 »Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra.

Sal 37, 9 Un día, todos los malvados serán destruidos,
pero si esperas en el Señor heredarás la tierra

11 Pero los mansos  heredarán la tierra
y disfrutarán de abundante paz.

29 Los justos heredarán la tierra
y para siempre vivirán en ella.

34 Tú espera en el Señor, y sigue su camino,
y él te exaltará, y heredarás la tierra;

Mt 19, 29 Cualquiera que, por causa de mi nombre, haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, mujer, hijos, o tierras, recibirá cien veces más, y también heredará la vida eterna.

Mt 25,34 entonces el Rey dirá a los de su derecha: “Vengan, benditos de mi Padre, y hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo.

6 »Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados

Is 55,1 »Todos ustedes, los que tienen sed: Vengan a las aguas; y ustedes, los que no tienen dinero, vengan y compren, y coman. Vengan y compren vino y leche, sin que tengan que pagar con dinero.

Sal 42, 1-2 Como ciervo que brama por las corrientes de agua,
así mi alma clama por ti, mi Dios.
2 Mi alma tiene sed de ti, Dios de la vida;
¿cuándo vendré a presentarme ante ti, mi Dios?

Sal 37,19  En tiempos difíciles no serán avergonzados,
y en tiempos de escasez tendrán abundancia.

Mt 14:20 Todos comieron, y quedaron satisfechos; y de lo que sobró se recogieron doce cestas llenas.

Mt 15, 37 Todos comieron hasta quedar satisfechos, y de lo que sobró se recogieron siete canastas llenas.

7 »Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos serán tratados con misericordia

Mt 62-4 Cuando tú des limosna, no toques trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para que la gente los alabe. De cierto les digo que con eso ya se han ganado su recompensa.3 Pero cuando tú des limosna, asegúrate de que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha;4 así tu limosna será en secreto, y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.

Mt 7,2: Porque con el juicio con que ustedes juzgan, serán juzgados; y con la medida con que miden, serán medidos.

Mt 25, 35 Porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; fui forastero, y me recibieron;36 estuve desnudo, y me cubrieron; estuve enfermo, y me visitaron; estuve en la cárcel, y vinieron a visitarme.”..“Vengan, benditos de mi Padre, y hereden el reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo.

Mt 18,33 ¿No debías tú tener misericordia de tu consiervo, como yo la tuve de ti?

8 »Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Sal 24, 3 «¿Quién merece subir al monte del Señor? ¿Quién merece llegar a su santuario?»4 «Sólo quien tiene limpias las manos y puro el corazón; sólo quien no invoca a los ídolos ni hace juramentos a dioses falsos.

11 Lo que contamina al hombre no es lo que entra por su boca. Por el contrario, lo que contamina al hombre es lo que sale de su boca.»

Mt 23, 25 »¡Ay de ustedes, escribas y fariseos, hipócritas! Porque limpian por fuera el vaso y el plato, pero por dentro están llenos de robo y de injusticia. 26 ¡Fariseo ciego! Limpia primero el vaso y el plato por dentro, para que también quede limpio por fuera.

Mt 6, 22 »La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz;

1Jn 3, 2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser. Pero sabemos que, cuando él se manifieste, seremos semejantes a él porque lo veremos tal como él es.

9 »Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios

Ef 2, 14 Porque él es nuestra paz. De dos pueblos hizo uno solo, al derribar la pared intermedia de separación 15 y al abolir en su propio cuerpo las enemistades. Él puso fin a la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo, de los dos pueblos, una nueva humanidad, haciendo la paz,

Mt 5, 44 Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, bendigan a los que los maldicen, hagan bien a los que los odian, y oren por quienes los persiguen,45 para que sean ustedes hijos de su Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.

Mt 8, 29 Y entre gritos le dijeron: «Hijo de Dios, ¿qué tienes que ver con nosotros? ¿Has venido a atormentarnos antes de tiempo?»

Mt 16, 16 Simón Pedro respondió: «¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente!»

Mt 6, 9 Por eso, ustedes deben orar así: “Padre nuestro,

10 »Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Mt 4,12 Cuando Jesús se enteró de que Juan estaba preso, volvió a Galilea,…Mt 14, 4 pues Juan le decía: «No te es lícito tenerla.»…Mt 21, 32 Porque Juan se acercó a ustedes para encaminarlos en la justicia, y no le creyeron; mientras que los cobradores de impuestos y las rameras sí le creyeron. Pero ustedes, aunque vieron esto, no se arrepintieron ni le creyeron

Mt 5, 11 »Bienaventurados serán ustedes cuando por mi causa los insulten y persigan, y mientan y digan contra ustedes toda clase de mal. 12 Gócense y alégrense, porque en los cielos ya tienen ustedes un gran galardón; pues así persiguieron a los profetas que vivieron antes que ustedes.

Mt 26, 59 Los principales sacerdotes, y los ancianos y todo el concilio, buscaban algún falso testimonio contra Jesús, para condenarlo a muerte; 60 pero no lo hallaron, aunque se presentaron muchos testigos falsos. Finalmente, llegaron dos testigos falsos 61 y dijeron: «Éste dijo: “Puedo derribar el templo de Dios, y reedificarlo en tres días.”»

1Pe 4,12 Amados hermanos, no se sorprendan de la prueba de fuego a que se ven sometidos, como si les estuviera sucediendo algo extraño.13 Al contrario, alégrense de ser partícipes de los sufrimientos de Cristo, para que también se alegren grandemente cuando la gloria de Cristo se revele.14 ¡Bienaventurados ustedes, cuando sean insultados por causa del nombre de Cristo! ¡Sobre ustedes reposa el glorioso Espíritu de Dios!

Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *