Vivir en el Espíritu Rm 7,4-6 y 2Cor 5, 14-17

La novedad en el espíritu es una de características más significativas de la experiencia paulina (Rm 7,1-6). Pablo había tratado de disuadir la premisa que la Tora y sus tradiciones traen salvación diciendo que al contrario aporta el conocimiento del pecado (Rm 3,21), produce la ira (Rm 4,15). incrementa la trasgreción (5,20), se opone a la gracia (5, 20-21; 6,14)…Pablo puede decir: “Pero ahora, libres de la ley, muertos a todo aquello que nos tenía esclavizados, servimos a Dios con un espíritu nuevo, y no según una letra envejecida.” Algo parecido a lo que había dicho en Rm 6,14: El pecado no tendrá dominio sobre ustedes, ya que no viven sometidos a la ley, sino bajo la gracia. Esta idea se repite en la siguiente estructura: 

Rom 7, 4-6
Del mismo modo, hermanos, por la
unión con el cuerpo de Cristo ustedes han muerto a la ley y pueden pertenecer
a otro: al que resucitó de la muerte
a fin de que diéramos frutos para
Dios.

  Mientras vivíamos bajo el instinto, las pasiones
pecaminosas, estimuladas por la ley, actuaban en nuestros miembros y dábamos
fruto para la muerte
. Pero ahora, libres de la ley, muertos
a todo aquello que nos tenía esclavizados, servimos a Dios con un espíritu
nuevo,
y no según una letra envejecida.
2Cor 5, 14-17
Porque el amor de Cristo nos
apremia al pensar que, si uno murió por todos, todos murieron. Y murió
por todos para que los que viven no vivan para sí, sino para quien por
ellos murió y resucitó
.

  De modo que nosotros de ahora en adelante no
consideramos a nadie con criterios humanos
; y si un tiempo consideramos a
Cristo con criterios humanos, ahora ya no lo hacemos.



  Si uno es cristiano, es una criatura nueva.
Lo antiguo pasó, ha llegado lo nuevo

Ahora bien, ¿qué es lo nuevo en el espíritu? Es la vida en contraposición con la muerte. El Espíritu y la vida (Rom 6, 4; 8,4) tienen que ver con la Nueva Alianza. Esta se enmarca en la historia de salvación que nos habilita comparar la Alianza Mosaica y la de Jesús. Este motivo está particularmente presente en 2Cor  2-5. El espíritu vivo se refiere a una vida definida y controlada por el espíritu , muerte al pecado y a la Ley (Rom 7, 4). Jeremía y Ezequiel (esp. 11,19; 36,26-27) nos proveen del background para las antitesis presentes en Rm 2, 29; 7,6; 2Cor 3,6. El Espíritu nuevo no se trata del espíritu que sopló Dios en el principio de la creación, sino del Espíritu de Dios mismo recidiendo en el hombre (Ez 36,27; 37,14). Para más detalles: M.V. Hubbard, New Creation in Paul´s Letters and Thought, (Cambridge University Press, Cambridge, 2004) 102-112.

Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *