¿Quiénes son los ebionitas? Irineo de Lyon responde

La destrucción del segundo Templo
marcó un hito muy importante en el desarrollo del temprano cristianismo.
Reforzó la tendencia paulina de un cristianismo ad gentes, abierto a la incorporación de los gentiles sin necesidad
de la circuncisión.  Ahora bien, en la
Jerusalén devastada permaneció un grupo cristiano, probablemente descendientes
de los cristianos relacionados con Santiago el hermano del Señor, que continuó desarrollándose cada vez más al margen de la proto-ortodoxia. Irineo de Lyon
habla de los ebionitas (tal como se les conocía) en los siguientes términos:
Aquellos que son llamados ebionitas están de
acuerdo que el mundo fue hecho por Dios, pero sus opiniones respecto al Señor
son similares a los seguidores de Cerintos y Carpocrates. Ellos usan
solamente  el Evangelio de Mateo, y
repudian al Apóstol Pablo, diciendo que éste era un apostata de la Ley. En
relación a los escritos proféticos, ellos se esfuerzan de exponerlos de una
manera particular: practican la circuncisión, perseveran en la observancia de
las costumbres señaladas en la Ley, y son muy judíos en su estilo de vida que
llegan a adorar a Jerusalén como si fuera la casa de Dios
(Haer. 1, 26.2).
Comencemos por desentrañar el
significado del nombre ebionitas. Este sería un nombre hebreo  אביונימ que significaría “pobres” en el sentido de
humildes siervos de Dios. Que el nombre “ebionitas” se relacione con las
comunidades cristianas de Jerusalén está justificado en textos como Rm 15,26 (Porque los de Macedonia y Acaya han decidido
solidarizarse con los cristianos pobres de Jerusalén
) y Gal 2,10 (Sólo
pidieron que nos acordáramos de los pobres [referencia a los cristianos de
Jerusalén], cosa que siempre he tratado de cumplir). Pensemos también que son
precisamente estos cristianos de Jerusalén, bajo el liderazgo de Santiago,
quienes se oponían a Pablo por razones de fidelidad a la observancia de la Ley
y de la necesidad de circuncidar a los gentiles. Las mismas descripciones
presentadas por Irineo. Respecto a la cristología ebionita es poco lo que
podemos decir con certeza. Irineo escribió en griego, pero sus textos se
conservaron en latín y algunas porciones griegas citadas por otros padres de la
Iglesia (en este caso Hiposito). Ambas traducciones no coinciden, de acuerdo a
la versión latina los ebionitas no estaban de acuerdo con los seguidores de
Cerintos y de los Carpocrianos y, por lo tanto, aceptaban la virginidad de
María. De acuerdo a la versión griega citada por Hipolito dirían que los
ebionitas no aceptaban la virginidad de María. En otros textos de Irineo (Haer.
3.21.1) se insiste en que los ebionitas no aceptaban la virginidad de María.  De inmediato surge un problema evidente. ¿Cómo
es posible que los ebionitas no aceptaran la virginidad de María si, al mismo
tiempo, defendían el Evangelio de Mateo donde precisamente esta idea se
defiende? ¿Es qué en este punto Irineo especula sobre la utilización del Ev. de
Mateo de parte de los Ebionitas? ¿O puede ser que los ebionitas utilizaran otro
texto conocido como escrito por Mateo que no coincide con los canónicos
defendidos por Irineo? Por último, una palabras respecto a la
“adoración de Jerusalén” mencionada por Irineo. Es muy probable que algunas
primeras comunidades cristianas permaneciesen en Jerusalén pensando en que el
final de los tiempos se generaría desde allí. Esto tendría relación también con
el hecho de orar mirando a la ciudad santa…que puede ser lo que escandalizaba a
Irineo. Como sea, también en el N.T. encontramos evidencias de la importancia
de Jerusalén para las primeras comunidades cristianas lideradas por Santiago el
hermano de Jesús. Por ejemplo, en Hch 2, 46 se nos dice de los primeros
cristianos que a diario acudían fielmente
e íntimamente unidos al templo,
y especialmente el relato de Hch 21,17-26: Al llegar a Jerusalén, los hermanos nos
recibieron contentos. Al día siguiente fuimos con Pablo a visitar a Santiago;
se presentaron los ancianos en pleno. Después de saludarlos, les expuso
detalladamente todo lo que Dios había realizado por su medio entre los paganos.
Al oírlo, dieron gloria a Dios y dijeron a Pablo:   —Ya ves, hermano, cuántas decenas de miles
de judíos se han convertido a la fe, y todos son observantes de la ley. Corre
el rumor de que a los judíos que viven entre paganos les enseñas a abandonar la
ley de Moisés y les dices que no circunciden a sus hijos ni sigan nuestras
costumbres.  ¿Qué hacer? Seguro que se
enterarán de que has llegado;  sigue
nuestro consejo: hay entre nosotros cuatro hombres que han hecho un voto.  Acude a purificarte con ellos y paga los
gastos para que se afeiten la cabeza; así sabrán todos que los rumores que
corren acerca de ti no tienen fundamento y que eres un judío observante de la
ley.  A los paganos convertidos a la fe
les hemos comunicado nuestros decretos: que se abstengan de la carne inmolada a
los ídolos, de la sangre, de los animales estrangulados y de las relaciones
sexuales prohibidas. Al día siguiente Pablo tomó consigo a aquellos hombres, se
purificó con ellos y fue al templo para avisar de la fecha en que terminaría la
purificación y se llevaría la ofrenda por cada uno de ellos.
Para más detalles:
Petri Luomanen, Recovering Jewish-Christian
Sects and Gospels,
p.18-24.
Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *