La relación erótica entre Israel, Dios, y su Trono.

En la literatura Hejalot se da una relación erótica de doble necesidad entre Dios y el pueblo de Israel. Ambos se necesitan y se complementan. La liturgia es el medio en donde se produce este encuentro erótico. Al estar destruido el templo esta liturgia se desarrolla a través de las oraciones y alabanzas del pueblo, y de manera privilegiada a través de las visiones de la mercabá.

Benditos seréis en el Cielo y en la Tierra, vosotros que descendéis el Carro,
Si decís y contáis Mis hijos lo que Yo hago,
Durante la oración [de las Dieciocho Bendiciones]
De la mañana, de la tarde y de la noche
Cada día, y cada instante
Cuando Israel recita ante Mí: Santo,
Enseñadles y decidles:
Levantad vuestros ojos al firmamento
Que corresponde a vuestra casa de oración,
Cuando proclamáis ante Mí: Santo.
Enseñadles que no hay gozo más grande,
En Mi mundo que he creado
Que el momento en el que vuestros ojos se levantan hacia Mis ojos
Y Mis ojos están vueltos hacia vuestros ojos
Cuando proclamáis ante mí: Santo.
Pues la voz que sale de vuestra boca,
En aquel momento lo empuja
Y él sube hacia mí como un aroma grato.
Testimoniadles
El testimonio que veis en Mí,
Aquello que Yo hago
A imagen del rostro de Jacob vuestro padre,
Esculpido sobre Mi Asiento de Gloria,
Pues cuando proclamáis ante Mí: Santo,
Yo me inclino sobre ella, la estrecho, la abrazo, la beso,
Y Mis manos están sobre sus brazos, tres veces al día,
Cuando vosotros proclamáis ante Mí:
Santo, como ha sido dicho: “Santo, santo, Santo” (Is 6,3).

Es interesante fijarnos en la relación erótica de Dios con su esplendoroso Trono en donde está esculpido el rostro de Jacob. Hay una relación que se podría definir como esponsal y que explica otros textos de Hejalot Rabati que especifican aún más la relación entre ambos:

Y tres veces diarias se postra ante ti el Trono de gloria y te dice: ¡ZHRRY´L, Dios de Israel, sea loado! ¡Rey magnificente, siéntate sobre mí, pues tu carga me resulta querida y no pesada! .


“Su trono está radiante ante Él y su palacio, lleno de esplendor. Su magnificencia es bella y su gloria, un ornamento. Sus siervos cantan ante Él y proclaman la grandeza de sus maravillas como Rey de reyes y Señor de señores, circundado por hileras de coronas, rodeado de filas de príncipes de esplendor. Con un destello de su rayo abarca el cielo y su esplendor deslumbra desde las alturas. Los abismos arrojan llamas por su boca y los firmamentos centellean a través de su cuerpo”

Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

  1. Que hermosura…ahora estamos escrutando el Cantar de los Cantares y si, este Amor en nosotros es de una cercania y sensualidad asombrosa….Me encanta tener a mi Dios tan cercano de mis sentidos como lo tengo….se hace Carne en mi !!!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *