Melquizedec en La Cueva de los Tesoros

En varias entradas hemos visto la importancia de
Melquisedec para el judaísmo, los escritos del Qumrán, para el primer cristianismo y para
algunos gnósticos. En el apócrifo cristiano 
sirio llamado la cueva de los
tesoros
(XXII-XXIII) también aparece una sección, seguramente independiente
en su origen, que se refiere a la historia
de Melquisedec.
En este texto se describe a Melquisedec como rey , ya que
es hijo de Malak (rey), y sacerdote cuyo ministerio es el custodiar el cuerpo
de Adán en el gólgota y servir allí. En XXV, 3-6 Noé le dice a su hijo Sem: Mira, hijo mio, lo que hoy te ordeno:nada
más morir yo, entra en el arca y saca el cuerpo de nuestro padre Adán sin que
nadie se de cuenta. Toma allí pan, vino y agua como provisiones para el camino
y que Melquisedec, hijo de Malak, vaya contigo porque Dios le escogió a él de
entre todas vuestras  generaciones para
que sirviera ante El sobre el cuerpo de Adán. Ponlo dentro del centro de la tierra
y establece allí a a Melquisedec.
De acuerdo a este texto, cuatro son las
características del sumo sacerdocio de Melquisedec: su relación con Sem,
la dimensión escatológica vinculada a su genealogía, su ministerio sacerdotal
ligado al cuerpo de Adán y al centro de la tierra y su ascetismo. Respecto a la relación entre Sem y Melquizedek ya en V.11-12 Dios había ordenado a Adán que aquel que permanezca entonces, tomará tu
cuerpo, lo trasladará y lo pondrá donde yo te mostraré, en el centro de la
tierra, porque allí tendrá lugar tu Redención y la de todos tus hijos.
No
se dice nada respecto a la identidad de este personaje, lo mismo más adelante
cuando nos encontremos con el testamento de Yered a Henoc donde escuchamos que aquel de vosotros que salga de esta tierra,
que tome con él el cuerpo de nuestro padre Adán, aquellas ofrendas que hay en
el cueva de los tesoros y al que Dios se lo ordene, que tome y suba el cuerpo
con estas ofrendas
(XIII.6). La situación se aclara cuando tenemos en
cuenta la leyenda del nacimiento milagroso de Melquisedec del 2Enoc donde se
nos dice que Melquisedec es hijo de Nir, el segundo hijo de Lamek después de
Noé. En la CuevTesSir leemos en XVI. 5-28 que Sem ha sido designado para
transportar el cuerpo de Adán al centro de la Tierra (XVI.22) y un segundo
“hombre de sus generaciones” designado como guardian del sepulcro de Adán (XVI.
23).  Esto es lo que se ha dicho en el
testamento de Lamek: Ordena a Sem, tu
primogénito, y dile que después de tu muerte suba a por el cuerpo de nuestro
padre Adán y que lo ponga en el centro de la tierra, que viva allí un hombre de
sus generaciones para que sea ministro en aquel lugar. Sera célibe todos los
días de su vida, no tomara mujer y allí no tendrá lugar que habitar.
Se
deduce que este segundo hombre es Melquisedec, quien, además, se constituye en
un ser escatológico, pues es el guardian del centro de la tierra, el lugar
donde tendrá lugar la redención de Adán y de todos sus hijos (XXII.9). Este
centro de la tierra es el lugar donde Dios creo el mundo (XX.8; XLIX.4) y a
Adán (II.15),  donde Sem y Melquisedec
depositaron el cuerpo de Adán, y donde Melquisedec se convirtió en guardian de
su sepulcro, y más tarde en rey y sacerdote del Altísimo (XXX.1-10). Este será el Calvario, es decir el lugar de la crucifixión y de la redención de Adán
(XLIX 2-10; LI.20). Por último, destaquemos el carácter ascético de
Melquisedec, por ejemplo en XVI. 23-28 se habla de su celibato y de los
sacrificios sin sangre que realizara. En XXIII.19-23 leemos, que Sem dio ordenes a Melquisedec y de dijo: “Sé tu el sacerdote de Dios Altísimo, porque Dios te ha elegido solo a ti para que
sirvas ante el puramente en este lugar. Por lo tanto, quédate aquí siempre y no
te apartes de este lugar durante todos los días de tu vida. No tomarás mujer,
no te cortarás el pelo, la sangre nunca se derramará en este lugar y aquí no
ofrecerás fieras ni aves, sino que siempre ofrecerás pan y vino. El ángel del
Señor descenderá continuamente a tu lado. 
Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *