La creación, el templo y la desobediencia.

Los relatos de la creación en la antigüedad no
tienen un interés científico, no explican una cosmología de carácter material,
como las contemporáneas (el big bang, por ejemplo). Más bien procuran proporcionar un fundamento cósmico
para el significado y propósito de la vida humana. El por qué estamos en esta tierra. En ese sentido la historia
de Adán y Eva apunta a responder a la pregunta del significado de la vida no sólo de una nación, sino de la humanidad entera. Consideremos
que los descendientes de la primera pareja son 70 naciones en total (Gn 10),
número que simboliza a la totalidad. Recordemos también que 70 eran los ángeles
que fueron destinados, cada uno, a guardar una nación. Además cuando Jacob y su
familia descendieron a Egipto, eran 70 personas (Gn 46; Ex 1); a su vez, cuando
Israel abandonó el Sinaí, camino a la tierra prometida, eran 70 familias (Nm
26). Todo esto implica que Adán, como el primer hombre, y Eva, como el
principio de la vida, simboliza al pueblo de Israel como microcosmos de la
humanidad entera. En otras palabras, la humanidad entera se refleja en la historia de Israel. 

Es importante considerar también que la historia de la creación de Adán y Eva tiene un final abierto que contiene su culmen con  la entrega de la Ley en el
Sinaí. En el relato del Sinaí se nos dice que  la
gloria del SEÑOR reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días;
y al séptimo día, Dios llamó a Moisés de en medio de la nube
(Ex 24,16).
Mientras Moisés es protegido en la cumbre del Sinaí por la nube del Señor, se
le dan las instrucciones para la construcción del Santuario (Ex 25-31). En
estas instrucciones se sigue una vez más el patrón propio de la creación del
Gn 1:  a través de siete “discursos” que
concluyen con el mandamiento de observar el sábado al séptimo día (Ex 25, 1;
30, 11.17.22. 34; 31, 1.12). Ahora bien, lo interesante es
que en este relato de la “creación” del Ex, 
el esfuerzo del hombre se suma a la obra creadora de Dios (a diferencia
de la primera creación) y participa activamente del Sábado.  Moisés, y con él el pueblo de Israel, son
co-creadores junto con Dios de la obra creadora que alcanza su plenitud con la construcción del
tabernáculo. Esta narrativa termina con la frase Y Moisés terminó el trabajo, la que nos lleva, de nuevo, al relato
del Gn. La creación está incompleta hasta que no se construya el tabernáculo.
Una vez recibida la revelación Moisés desciende 
de la montaña con su rostro radiante como resultado del encuentro divino
(Ex 34, 29-35). Una vez con los Israelitas, Moisés devela el proyecto para la
construcción del tabernáculo (Ex 35-40). Entonces los sacrificios diarios
comienzan (Ex 29, 38-42), tal como nos lo dice el Lv 9, 23-24: Y Moisés y Aarón entraron en la tienda de
reunión, y cuando salieron y bendijeron al pueblo, la gloria del SEÑOR apareció
a todo el pueblo. Y salió fuego de la presencia del SEÑOR que consumió el
holocausto y los pedazos de sebo sobre el altar. Al verlo, todo el pueblo gritó
y se postró rostro en tierra
. Ahora bien, ¿por qué Dios consumió el sacrificio? ¿Es que acaso salió algo mal?

Al igual que Adán y Eva desobedecieron a Dios en el Jardín del Edén, el culto mosaico se transforma en algo
inapropiado, no querido por Dios. Es por ello que éste consume el holocausto
(ver Lv 10,2), en vez de la conclusión natural de cualquier sacrificio, esto
es, la incineración del altar, la eliminación de los restos fuera del
campamento, o bien el consumir los restos por una persona calificada. Que Dios
haya consumido el sacrificio significa sólo una cosa: Aaron, como sumo
sacerdote, y sus cuatro hijos han sido negligentes en sus obligaciones, lo que
hace que Moisés los reprenda (Lv 10,16-20). Esto explicaría también el por qué
en el Yom kippur el sumo sacerdote ofrece un sacrificio por los pecados de su
familia. Ahora bien, de acuerdo a otras tradiciones, también presentes en el
Ex, hay otras circunstancias que definen este “segundo pecado original” (por
llamarlo de alguna manera).  Se trataría
de la adoración del becerro de oro (Ex 32-34), el cual sería la analogía a la
desobediencia de Adán y Eva. Leemos en el Génesis Rabbah 19,9 que Dios dijo: tal como yo conduje a Adán en el Jardín del
Edén y le di un mandamiento que él desobedeció, con lo cual yo le castigué con
la destitución y expulsión y lloré exclamando: ekah ¡Cómo pudo ser esto!, lo
mismo la nación de Israel….Tal y como yo traje a Adán y Eva al Jardín del Edén,
así traje a mi pueblo en la tierra de Israel y les di mis mandamientos. [Como
Adán y Eva] ellos también desobedecieron mis mandamientos y los castigué con la
destitución, la expulsión y lloré exclamando ekah ¡cómo pudo ser esto!
La creación ha quedado imperfecta…el fin de la historia ha quedado abierta. Para el pueblo de Israel el final se configura a partir de la llegada del Mesías y la reconstrucción del Templo. Para más detalles:
Gary A. Anderson, The Genesis of
Perfection,
p.15.199-208.

Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *