El Padre Nuestro y la Amidá (18 Bendiciones)

Las 18 bendiciones o Amidá es una de las oraciones
judías más importantes. Los judíos piadosos la rezaban todos los días junto con la Shema (ésta
al levantarse y al acostarse). El nombre de las 18 bendiciones se debe a que al final de cada estrofa se repite la formula “bendito quien…”.
Las tres primeras bendiciones  son
doctrinarias:  
#1 Dios es el escudo de
los padres;
#2 Dios es quien da la vida y resucita;
 #3 Dios es el único Santo. 
Las últimas tres bendiciones  son
acciones de gracias y promesas:
#16, sus siervos van a hacer su voluntad; 
#17,
sus siervos van a dar las gracias;
 #18 Dios les va a retribuir con la paz.
 La
bendiciones del medio son peticiones: #4 entendimiento; #5 arrepentimiento; #6 perdón;
#7 redención; #8 salud;  #9
prosperidad; # 10 la unión de Israel; #11por los gobernantes; 
#12 contra los apostatas; #13 por los conversos; #14 por Jerusalén; #15 termina con la frase “escucha nuestras oraciones”. 
Como
se puede apreciar, las bendiciones son un buen extracto de teología farisea. Se dice que esta oración tiene sus orígenes en los hombres de la Gran Sinagoga
(b.Ber 33ª) o en los 120 ancianos y profetas (b.Meg 17b). Esto significaría que
el origen es posterior a la destrucción del templo. Esto también se
atestiguaría por un argumento tradicional que relaciona la experiencia de la
expulsión de los cristianos de las sinagogas (Jn 9,22; 12,42; 16,2) con la
bendición número 12 que es una maldición contra los minim o los
nazarim o ambos. Ahora bien, hoy en día los especialistas tienden a pensar que
las 18 bendiciones tienen un origen más temprano. Referencias a estas
oraciones se encontrarían en 1Mac 12,11  o
Eclo 36,1-17; 51,21-35 (versión hebrea) y 2Mac 1,24-29. Retrotraer el origen de
las 18 bendiciones no significa que se conociesen en el tiempo de Jesús al modo
como las trascribieron los rabinos en la versión palestina (algo antes que el
70dc) o babilónica (más tarde que el 70). Significa que las temáticas y las
oraciones de las 18 bendiciones estaban presentes, quizás en distintas
versiones, en la vida piadosa de algunos grupos en Israel. El N.T. da fe de
ello, por ejemplo, el caso de la resurrección y el Padre Nuestro.
En la versión palestinence (Genizah #2)
leemos: Tu eres poderosohumillas
al orgulloso; eres Fuerte, y juzgas al violento; mantienes la vida por
siempre
, resucitas a los muertos
haces soplar al viento y caer al rocío; sosteniendo la vida, reviviendo
al muerto.
Como el parpadeo de un ojo haces que tú salvación brote. Bendito
seas Señor, que revives al muerto.
Hemos subrayado lo que los
especialistas, siguiendo el método crítico, retrotraen al tiempo de Jesús. La
cuestión es notar las coincidencias entre este texto y la referencia que hace
Pablo de la resurrección en 1Cor 15,52 o con la lista de las cosas que hace
Jesús a Juan el Bautista en M 11,5 y Lc 7,22. Hay un marco referencial común
que hace pensar que esta segunda bendición era conocida de diversas formas en
el tiempo de Jesús.

También el Padre Nuestro se puede interpretar
como un resumen de las 18 bendiciones. Y es que sabemos que antes que se
formalizaran como tal existían distintas versiones, unas largas, otras
abreviadas, de la misma. Por ejemplo, m.Ber. 4.3, un texto un tanto posterior
al 70 nos dice que en esa época, si bien había consenso sobre el contenido de
las 18 bendiciones, no estaba claro su forma o si se podía rezar algún
abstracto de ellas. Rabban Gamaliel dice:
Cada día el hombre reza las 18 bendiciones. Rabí Joshua dice: Un
abstracto de las dieciocho. Rabí Akiba dice: Si su oración fluye de su boca, él
debe rezar las 18 bendiciones, sino un abstracto de ella.
¿En qué consistía
este abstracto? No lo sabemos bien. Es probable que no hubiese consenso. El punto
es que existía la idea de un abstracto a las 18 bendiciones. Un ejemplo lo encontramos en t.Ber.
3.7  conocido como el de Eliezer: Rabí Eliezer dice: Que se haga tu voluntad
como en los cielos y danos el alivio del espíritu a quienes te temen y hace el
bien en tus ojos. Bendito es quien escucha en la oración.
Pero dado este
contexto es presumible pensar en el Padre Nuestro como un abstracto de las 18
bendiciones compuesto para el grupo de Jesús. Como toda oración judía el Padre
Nuestro hace referencia al nombre de Dios y su reino, a la santidad de Dios
(como en las distintas versiones del Quiddush), se pide por la Voluntad de Dios
(ver el abstracto de Eleazar a las 18 bendiciones), por la comida (#9), por el
perdón (#6). Una de las originalidades del Padre Nuestro estaría dado por la
petición del perdón de Dios en la medida del perdón humano.  
Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *