El modo de pensar y argumentar rabínico

Leviticus
Rabba 10,1.

Ama la justicia y odia la iniquidad, pues,
entre tus compañeros, Dios, tu Dios, te ha ungido con perfume de fiesta (Salm
45,8)
. R.Judan a
nombre de R. Azari dijo que éste explicaba este versículo como si se hablase de
Abraham en la hora cuando pidió misericordia por los sodomitas.
Dijo Abraham  a Dios: Altísimo, Tú enfatizaste que no provocarías ningún diluvio en el mundo, porque está escrito
“Me sucede como en tiempo de Noé” (Is
54,9). Si un diluvio de agua tu no provocarías, ¿acaso uno de fuego sí? Esto
sería aún más terrible que tu juramento. Y es que tu juramento se relaciona con
esto, como está escrito: “¡Lejos de ti
hacer tal cosa!… El juez de todo el mundo, ¿no hará justicia?” (Gn 18,25)
Si tú buscas un juez, entonces no abrá paz en el mundo que creaste. Pero si tu
quieres que haya paz , ¿para qué quieres un juez? Un palo con dos extremos, y tú quieres tomar los dos: y la paz es necesaria y el juicio verdadero se necesita.
Pero si no cedes un poco en el juicio, la paz no podrá ser posible. 
Le dijo
Dios:
Abraham tu
amaste la justicia, y amaste el justificar mi creación . Y odiaste el mal y el
culparlos, por eso “Dios, te ha ungido con perfume de fiesta más que a tus compañeros” (Salm 45,8). ¿
Qué quiere
decir “más que a tus compañeros”? Le dijo Dios: 
Yo enfatizo
que diez generaciones sucedieron desde Noe hasta ti, y a ninguna persona me
dirigí con palabras, pero a ti me dirijo con palabras: Después de estos sucesos, Abraham recibió en
una visión la Palabra del Señor (Gn 15,1).

Veamos como se construye el pensamiento rabínico. Primero hay que mirar
los textos veterotestamentarios  como se
construyen en paralelo… Estos textos tienen ciertos temas y palabras que se
repiten.  

Salm 45. Al director de coro. Según Los lirios. De los
hijos de Córaj. Poema. Canto amoroso. 45,2: Bulle en mi corazón palabras buenas, recito mi poema a un rey, mi lengua
es ágil pluma de escribano. 45,3: Eres el más bello de los hombres, de tus
labios fluye la gracia, porque Dios te bendice para siempre…  45,5: cabalga invicto en pro de la verdad, de la piedad y de la justicia; tu
diestra te enseñe a realizar proezas. 45,6:
Tus flechas son afiladas, se te rinden ejércitos, se  desmoralizan los enemigos del rey. …45,8: Ama la justicia y odia la iniquidad, pues, entre tus
compañeros, Dios, tu Dios, te ha ungido con perfume de fiesta. ..45,11:
—Escucha, hija, mira, pon atención: olvida tu pueblo y
la casa paterna, 45,12: prendado está el rey de tu belleza; póstrate
ante él, que es tu señor. 45,13: La ciudad de Tiro viene con regalos, los
hacendados del pueblo buscan tu favor. 45,14: Entra la princesa, toda
esplendorosa, vestida de tisú de oro y brocados. 45,15: Llevan ante el rey a
las doncellas, sus amigas la siguen y acompañan; 45,16: avanzan entre alegría y
algazara, van entrando en el palacio real. 45,17: —A cambio de tus padres
tendrás hijos,
que nombrarás príncipes por todo el país. 45,18: ¡Inmortalizaré tu nombre por
generaciones, así los pueblos te alabarán por los siglos de los siglos!
Is
54. Canta de gozo, la estéril que no dabas a luz; rompe a cantar de
júbilo, la que no tenías dolores; porque la abandonada tendrá más hijos que la
casada —dice el Señor—…: porque te extenderás a derecha e izquierda, tu
descendencia heredará naciones y poblará ciudades desiertas. 54,4: No temas, no
tendrás que avergonzarte, no te sonrojes, no te afrentarán; olvidarás la
vergüenza de tu soltería, ya no recordarás el desprecio de tu viudez. 54,5:
Porque el que te hizo te toma por esposa: su Nombre es Señor Todopoderoso. Tu
redentor es el Santo de Israel, se llama Dios de toda la tierra. …Me sucede
como en tiempo de Noé: juré que las aguas del diluvio no volverían a cubrir la
tierra; así juro no enojarme contra ti ni reprocharte. …Tus hijos serán
discípulos del Señor, tendrán gran paz tus hijos. 54,14: Tendrás firme asiento en la justicia; quedará lejos la
opresión, y no tendrás que temer, y el terror, que no se te acercará. 54,15: Si
alguno te asedia, no es de parte mía; si lucha contigo, caerá frente a ti.
54,16: Yo he creado al herrero que aviva las brasas y saca una herramienta, y
yo he creado al devastador funesto: 54,17: ninguna arma forjada contra ti dará
resultado; y a la lengua que te acuse en juicio le
probarás que es culpable. Ésta es la herencia de los justos del Señor, yo soy su vengador —oráculo del Señor—.

Gn 18,16:
Los hombres se levantaron y dirigieron la mirada a Sodoma; Abrahán los acompañó
para despedirlos. 18,17: El Señor se dijo: —¿Puedo ocultarle a Abrahán lo que
voy a hacer? 18,18: Abrahán llegará a ser un pueblo
grande y numeroso; por él serán benditos todos los pueblos de la tierra.
18,19: Lo he escogido para que instruya a sus hijos, a su casa y sucesores, a
mantenerse en el camino del Señor, practicando la justicia y el derecho. Así
cumplirá el Señor a Abrahán cuanto le ha prometido.   18,20: Después dijo el Señor:    —La denuncia contra Sodoma y Gomorra es
seria y su pecado es gravísimo. 18,21: Voy a bajar para averiguar si sus
acciones responden realmente a la denuncia.   18,22: Los hombres se volvieron y se
dirigieron a Sodoma, mientras el Señor seguía en compañía de Abrahán.   18,23: Entonces Abrahán se acercó y dijo:    —¿De modo que vas a destruir al inocente con
el culpable? 18,24: Supongamos que hay en la ciudad cincuenta inocentes, ¿los
destruirías en vez de perdonar al lugar en atención a los cincuenta inocentes
que hay en él? 18,25: ¡Lejos de ti hacer tal cosa! Matar al inocente con el
culpable, confundiendo al inocente con el culpable. ¡Lejos
de ti! El juez de todo el mundo, ¿no hará justicia?   18,26: El Señor respondió:    —Si encuentro en la ciudad de Sodoma
cincuenta inocentes, perdonaré a toda la ciudad en atención a ellos.   18,27: Abrahán repuso:    —Me he atrevido a hablar a mi Señor, yo que
soy polvo y ceniza. 18,28: Supongamos que faltan cinco inocentes para los
cincuenta, ¿destruirás por cinco toda la ciudad?    Contestó:    —No la destruiré si encuentro allí los cuarenta
y cinco.   18,29: Abrahán insistió:    —Supongamos que se encuentran cuarenta.    Respondió:    —No lo haré en atención a los cuarenta.   18,30: Abrahán siguió:    —Que no se enfade mi Señor si insisto.
Supongamos que se encuentran treinta.    Respondió:    —No lo haré si encuentro allí treinta.   18,31: Insistió:    —Me he atrevido a hablar a mi Señor.
Supongamos que se encuentran veinte.    Respondió:    —No la destruiré, en atención a los veinte.   18,32: Abrahán siguió:    —Que no se enfade mi Señor si hablo una vez
más. Supongamos que se encuentran allí diez.    Respondió:    —En atención a los diez no la destruiré.

Gn 15, 1Después de estos sucesos, Abrán recibió en una
visión la Palabra del Señor:    —No
temas, Abrán; yo soy tu escudo y tu paga será abundante.   15,2: Abrán contestó:    —Señor mío, ¿de qué me sirven tus dones si
soy estéril y Eliezer de Damasco será el amo de mi casa?   15,3: Y añadió:    —No me has dado hijos, y un criado de casa
me heredará.   15,4: Pero el Señor le
dijo lo siguiente:    —Él no te heredará;
uno salido de tus entrañas te heredará.   15,5: Y el Señor lo sacó afuera y le dijo:    —Mira al cielo; cuenta las estrellas si
puedes.    Y añadió:    —Así será tu descendencia.   15,6: Abrán creyó al
Señor y el Señor se lo tuvo en cuenta para su justificación.   15,7: El Señor le dijo:    —Yo soy el Señor que te saqué de Ur de los
caldeos para darte en posesión esta tierra.   15,8: Él replicó:    —Señor mío, ¿cómo sabré que voy a poseerla?   15,9:
Respondió el Señor:    —Tráeme una
novilla de tres años, una cabra de tres años, un carnero de tres años, una
tórtola y un pichón de paloma.

 Aquí se trata de la promesa de
Abraham y de la justicia de este…pero ojo, justicia en una doble acepción. Una
“santa” y otra más banal, justicia en el sentido de justificar algo,
encontrarle la quinta pata del gato para ganar un argumento. Abraham se
constituye en el padre de Israel no solo cuando es justo, sino que también
desde el momento que aprende a justificar el error del otro y a partir de esto
es capaz de argumentar de verdad con Dios.
Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *