El Mesías Ben Joseph en el Qumrán

En 4QTestimonia (4Q175) (I.a.c.) es una página bien preservada con cuatro secciones, cada una termina con una maldición. La primera sección trata de Dt 18,18-19, el profeta como Moisés. La segunda, Nm 24, 15-17, la estrella que vendrá de Jacob. La tercera, Dt 33,8-11, la bendición de los lévitas. La cuarta, Josue 6,26, la maldición de Josué sobre Jericó y le sigue otro pasage de otro documento del Qumrán, el Apócrifo de Josué (4Q379). Lee así: Al momento cuando Josue terminó de alabar y dar gracias con sus salmos, el dijo: “¡maldito será el hombre que reconstruya esta ciudad! ¡Sobre la pérdida de  su primogénito echara su cimiento y con la pérdida de su hijo menor colocará sus puertas! (Jos 6,26). Y ahora un hombre maldito ha surgido para ser la trampa de un cazador de aves para su pueblo y la ruina de todos sus vecinos…se levantará para ser los dos instrumentos de violencia. Y ellos van a construir […er]egir para ello una rampa y torres, para hacer que se pueda entrar en la fortaleza de los malvados […] en Israel, y el horror en Efrain y en Judá. […se]rá cometida una profanación en la tierra y una gran blasfemia entre los hijos de…[san]gre como agua sobre las rampas de la hija de Zion y en los recintos de Israel. Veamos brevemente este texto. Este no es fácil de entender. Josué, el sucesor de Moisés, aparece como un guerrero muy poderoso, como un rey asesino, como un tapón del sol, como un levantador y destructor de murallas, que habla sobre la conquista de Jérico alabando a Dios. Como contraposición a Josué aparece un hombre maldito que es el villano del texto. Este reconstruirá la cuidad que Josué ha destruido. Ahora bien, hemos dicho que los primeros versículos hablan de héroes: un prófeta como Moisés, un rey mesías de la familia de David, un sacerdote justo, y Josué el Mesías de José. Este número cuatro también aparece en TB Sukkah 52b: Y el Señor me mostró cuatro artesanos (Zac 2,3). ¿Quiénes son estos cuatro artesanos? Rav Hana bar Bizna dijo en nombre de Rav Shimon Hasida: el Mesías ben David, el Mesías ben José, Elías, y el Sacerdote justo. Por lo tanto, el principal significado de este texto es atestiguar la antigüedad de esta idea sobre los cuatro tipos de mesías que liberarán a Israel a lo largo de su historia, uno de ellos, Josué el Mesías de José.

Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *