El cielo en el Jardín del Edén (apócrifo eslavo)

En el apócrifo eslavo Рай въ эдемь (из Пален Номер 653) hay una descripción muy viva del jardín del Edén. Es interesante que lo está en el centro son los sentidos que despierta. Y dispuso el Señor Dios el cielo en el oriente, en el Edén. Edén significa alimento que huele bien y que es hermoso. Además de alimento, el Edén se describe lleno de árboles  hermosos y de distintos colores, decorados en las alturas, y con sus ramas tocando hasta el suelo. Los árboles son distintos y nunca dejan caer sus hojas o frutos, o flores, según sea el caso. Tal magnificencia atrae el olfato y la vista. Es aquí donde fue creado el hombre y comenzó a vivir. Entonces se menciona el árbol de la vida en medio del cielo, y también el árbol de la cruz en el medio de la tierra, que se llama también árbol de la salvación y árbol de la deliberación  y el árbol de bien y el mal. Son tres árboles. Luego se menciona que el hombre era a semejanza de Dios y ambos podían deliberar el bien y el  mal, sin embargo siguieron la tentación del malo. 

A continuación el autor del texto comienza con un agregado que no tiene que ver con el contenido anterior. Comienza recordando el árbol de la vida, y el querubín que lo guardaba. Sin embargo, cuando el ángel se aleja al lugar donde morirá Jesús, el Golgota, allí prepara el lugar desde donde la sangre de Cristo se derramará sobre la cabeza de Adán. Y luego el autor pasa a relatar la leyenda de cómo Elena, la madre de Constantino, encontró la cruz de Cristo. Luego de viajar a Jerusalén torturó a muchos judíos sin que le revelarán el lugar, luego hizo lo mismo con el sumo sacerdote Judas, quien le mostró un lugar con tres cruces. Ahora bien, ¿cómo distinguir la que era de Jesús y cuales eran de los ladrones crucificados con él? Entonces encontró en la puerta de la ciudad una procesión donde se llevaba el cadáver de una virgen. Así, la tocó con la primera cruz y no sucedió nada. La tocó con la segunda, y nada. La tocó con la tercera y resucitó. Evidentemente se trataba de la cruz de Jesús.

Tomás García-Huidobro

Tomás García-Huidobro

Sacerdote Jesuita, Doctor en Teología Bíblica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *